Pensión San Sebastián

Tapas por Almueñcar

Empezamos la ruta por el famoso bar La Bodeguita (C/Manila), bar pequeñísimo pero emblemático de esta localidad por ser uno de los más frecuentados por la gente que vive en Almuñécar.

Con unas tapas de pescado y marisco con una calidad bárbara, género que dan mucha salida y a un precio bastante ajustado. Para mi gusto uno de los mejores sitios para tapear con pescado de toda la comarca. Os recomendamos todo lo que tengan del día, y en especial la fritura mixta o las gambas/quisquillas. A cada tapa que pidáis varían y cada vez son más especiales. El tubo de cerveza o tinto de verano creemos recordar que eran 1,70€ y las tapas que nos pusieron fueron las siguientes para cuatro consumiciones.

Acto seguido fuimos al bar Baena (C/Manila), otro pequeño local que descubrimos no hace mucho por unos amigos y que nos gusta. En el camino nos dejamos uno cuyo nombre nunca recordamos ¿Los Paisanos?. Le llamamos el de enfrente de La Bodeguita y ponen unas migas deliciosas.

Aquí nos pusieron un plato de pulpo en salsa muy típico de la zona. Es como un pisto con pulpo que está delicioso, y un día de estos os lo postearemos porque tomamos buena nota de cómo lo hacían. Mucha cantidad y muy rico.

De este sitio saltamos a la Taberna del Pozo (C/ Bilbao, 1), sitio próximo a la plaza Kelibia y del que nos habían comentado que se tapeaba de miedo.

Al llegar nos pusieron un plato de paella para 4 que vosotros juzgar.

El arroz no estaba muy allá pero de sabor estaba bastante bien. El caso es que algo así y las 14:00 de la tarde entra de miedo. La consumición nos costó a 1,60€ y ya aquí empezamos a estar llenos de verdad.

Acto seguido fuimos al Cortijillo Playa (Plaza Kelibia), sitio dónde queríamos llevar a nuestros amigos a comer una rosca, pero antes pedímos unas consumiciones. Quizás la cadena de bares del Cortijillo sea una de las más famosas de Almuñecar (creemos que hay 3).

Nos trajeron unas costillitas con patatas, bastante aceptable. La foto nos ha amarilleado porque la sombirlla que teníamos en nuestras cabezas tenía tonalidades amarillentas.

Y la segunda tapa fueron unos champiñones 100% naturales con jamón. No es por nada pero la salsa estaba riquísima, y eso que ya estabamos bastante desganados.

Luego pedimos la rosca de jamón york y queso, pedimos esta rosca porque ya estábamos muy saturados y queríamos un relleno ligero. La rosca 8€.

Si echamos cuentas, si ponemos que la consumición nos salió a 1,65€ de media, y estuvimos en 4 sitios (en el Cortijillorepetimos) salimos por poco más de 8€, más la rosca, que fueron 2€ por barba, en total fueron unos 10€ por persona, hiper hidratados y a reventar de comer. ¿Qué si esto es comer bien?. Evidentemente no es para todos los días, pero existe un nivel bastante aceptable para que te lo den con lo poco que arañan del precio de la consumición.

Por último fuimos a tomarnos un Gin Tonic fresquito a los bajos del paseo marítimo, y concretamente a la terraza del emblemático pub Pelillera dónde días antes disfrutamos a penúltima hora del triunfo de la selección Española en el mundial. Habrá otros pubs más modernos y adecuados a nuestras edades cercanas a los 40, pero éste nos sigue encantando.

Salud.